Archive for the ‘Salvador Aburto Morales’ Category

Lectura de Salvador Aburto en el Sanmillano 2011

June 25, 2011

Salvador Aburto

El cambujillo alado

June 24, 2011

En el cráter de los volcanes que se encuentran entre el Trópico de Cáncer y el ecuador latinoamericano, vive un reptil volador por cuyo color, las culturas andinas lo denominaron desde épocas prehispánicas: el cambujillo alado. Su cuerpo se encuentra protegido por su piel oscura parecida al asbesto, con cuyas cualidades le es posible soportar las altas temperaturas de la lava. De hecho, tiene la forma de un pez alargado como las anguilas, lo que le permite moverse en los ríos de lava, cual los peces en el agua. No tienen ojos, pero igual que las serpientes, posee una lengua bífida que le permiten orientar su rumbo con precisiones asombrosas. Otra característica es una especie de cresta que en número de dos, y a ambos lados de su columna vertebral, se extienden como alas cuando así lo requiere. Especialmente en sus flirteos, y cuando anidan para procrear en los nidos que construyen entre las crestas de los volcanes, utilizando la lava que enfrían en el aire, haciendo escaramuzas con sus parejas.

El cambujillo alado pertenece a esas especies que novedosamente y en exploraciones muy recientes, dan seguimiento a las investigaciones científicas para encontrar a los eslabones perdidos que requieren los postulados de Darwin, sobre la evolución de las especies.

Pese a las tradiciones orales que lo refieren, y a los fósiles petrificados descubiertos en los ríos de lava, que dieron lugar a los bosques de las montañas más altas de América Latina, su hallazgo realmente es muy reciente. Además, no se han podido despejar sus ciclos de vida y sus costumbres, por lo inaccesible de su hábitat. Un proyecto subsidiado por la familia Hilton en los Estados Unidos, tiene a su cargo la construcción de una estación de observación cuya avanzada tecnología, convertiría el gas letal que se genera en los cráteres de los volcanes, en la energía requerida para el clima acondicionado y la conversión del vapor, en el agua que consumirán un par de científicos que se rotarán cada veinte minutos en las actividades de observación de aquellos ejemplares. Porque hasta la fecha, solo se han visto en forma de fósiles, pero a muchos de ellos los confunden con otros peces alados que existieron en épocas arcaicas. El  tiempo confirmará su existencia.

Salvador Aburto

Vestigios

June 24, 2011

Sobre la superficie, mis manos dejan huellas del polvo contaminado por los pensamientos y las emociones que anteceden mis impulsos.  Ya otros ojos miraron esta extensión oscura sin tropiezos. Sus húmedas direcciones, transitaron en desorden cautivando de izquierda-derecha, y de arriba-abajo. El manuscrito sustituye los recuerdos escalonados en el oscuro laberinto de la prisión. También se fueron los mosquitos, y murieron sus larvas bajo las plantas del guardia que aún envejece como los candados oxidados. Los mismos que impiden nuestro escape. Camino abajo, los rayos del sol nunca aparecen, guardando en su sudor, las hojas muertas que el alma vierte, para nutrir sus raíces anquilosadas en la vergüenza de un pasado impronunciable. ¡Contesta!. Cinco segundos más y podría estallar mi intolerancia. Arriba están los fósiles de las estrellas, cuyas luces esconden tu entelequia. Y a las orillas del mar, caminamos juntos evitando las espumas viejas que mojaron otros pies, borrando sus rastros. Basta. Que la marea haga su trabajo.

Salvador Aburto

La cuasia mona

June 24, 2011

En la región más alta y helada del Himalaya, habita la cuasia mona. Un roedor cuya piel es tan blanca y transparente, que suele pasar desapercibido a los ojos del humano. La evolución de esta especie, le ha permitido mantenerse etéreo y volar con solo erguirse sobre sus patas traseras. Nunca ha sido fotografiado, porque además de ser tan rápido y esconderse bajo la nieve, cuando los fotógrafos e investigadores de National Geographic han estado a punto de descubrirlo, absorben los haces de luz provenientes de las cámaras fotográficas, con cuyo efecto acentúan su transparencia volviéndose prácticamente invisible.

Marc Tween, hijo de un soldado norteamericano pero de nacionalidad vietnamita, en solidaridad con su madre Lui, quien fuera seducida en un hospital de Saigón durante una visita inexplicable, ha sido el único científico bioecologista que ha podido argumentar la existencia de la cuasia mona, dados sus profundos conocimientos sobre el árbol genealógico de los roedores desde la época de las cavernas, cuando ya compartía hábitat con los cromañones en las oscuras habitaciones que aquellos humanoides utilizaban para dormir.

El Dr. Tween ha presentado en foros internacionales, las evidencias de su existencia a través de fotografías panorámicas de los helados montes Himalaya, cuyas blancas extensiones son exploradas microscópicamente registrando sombras apenas perceptibles como grumos de nieve parecidas a huellas de tormentas o señales de interferencias en las pantallas de televisión en blanco y negro.

Sin embargo, la cuasia mona es un roedor social. Vive en grupos de hasta cincuenta miembros… El Dr. Tween está a punto de demostrar que estos grupos de cuasia monas han sido los responsables de las elaboradas crestas y picos que en forma estética caracterizan a las montañas donde habitan. Actualmente el científico, se encuentra en un monasterio tibetano, revisando los antecedentes en el diseño del símbolo del ying-yang porque un monje centenario le compartió como secreto, que el punto blanco sobre el lóbulo negro, y el punto negro sobre el lóbulo blanco, sirvió de inspiración a su creador, quien consiguió captar un momento en la evolución de la especie en que convivían en paz, cuasia monas blancas con las ya desaparecidas cuasias monas negras. La investigación no ha concluido aún.

 Salvador Aburto

La mantis dorada del Gran Cañón

June 24, 2011

Un raro ejemplar de la mantis sagrada, que ya no se reproduce porque ha perdido el instinto para hacerlo, vive bajo tierra en los túneles que ancestralmente ha heredado de sus ancestros cuando en el pleistoceno, se reproducían en la misma proporción que las langostas, constituyéndose de hecho en aquel entonces en una plaga que igualmente exterminaban los campos de trigo y maíz silvestres.

La mantis dorada permanece en estado cataléptico hace mucho tiempo. Dicen que algunas hordas de hombres Cromañón encontraron propiedades curativas en forma accidental, cuando una mujer se comió una gran cantidad de estos insectos, después de un incendio que los coció  en forma espontánea, constituyéndose en un excelente platillo de increíble gourmet.

La mujer que comió aquel extraño platillo de mantis asadas, se erotizó durante nueve días y sus noches, copulando indiscriminadamente con todos los hombres de su tribu. Como resultado, diez lunas después dio a luz a seis bebés en perfecta salud y de extraordinaria inteligencia, pues a esa nueva generación humana se debe la invención de la rueda, la producción de fuego golpeando ciertas piedras, y la costumbre de defecar en agujeros que posteriormente se convertirían en las letrinas que volvieron más higiénicas las cavernas donde habitaron.

Esta peculiaridad logró no solo llevar las mantis doradas al punto del exterminio, sino también a la mutación. Primero, devino en su decreciente potencial reproductivo, y después, el estado cataléptico que las mantiene ocultas en los túneles que cavaron sus ancestros, hace millones de años.

En efecto, hace miles de años que han desaparecido para el hombre contemporáneo. Solo ha sido posible dar fe de su existencia, porque en los petroglifos de algunos cañones milenarios alrededor del mundo, aparecen dibujos que las representan en su estado cataléptico, es decir como inertes, entre los laberintos que representan su último hábitat bajo la tierra.

Informaciones recientes, filtradas por empleados sin escrúpulos de los laboratorios especializados de fertilidad in Vitro, le adjudican formar parte de un medicamento no divulgado, con la capacidad de provocar los partos múltiples, que en el mundo contemporáneo se han venido sucediendo cada vez con más frecuencia.

 Salvador Aburto

El mirlo araña

June 24, 2011

En el alto Amazonas, donde la humedad y la temperatura propicia la reproducción permanente de insectos prehistóricos, bajo la alfombra de las hojas que caen constantemente de los árboles gigantescos, habita un arácnido de cualidades peculiares que permite a la Biología y Zoología contemporánea establecer una línea de investigación para encontrar el eslabón perdido entre los insectos y las aves. La peculiaridad del mirlo araña es que justo antes del alba, cuando el horizonte apenas se delimita por un haz de luz casi imperceptible al ojo humano, ese es el único momento del día en que mirlo araña entona su característico trino permitiéndose salir de sus nidos revoloteando con su pareja en una danza parecida a la que ejecutan los australianos del norte, en el ritual que antecede al inicio de la pubertad. Su canto alcanza notas que no están registradas en la escala audible para el ser humano, pero auxiliados con un audífono construido especialmente para el caso, se dice que escuchar un mirlo araña provoca un singular estado de conciencia parecido al de la meditación en los monasterios del Tibet. El mirlo araña se reproduce por esporas, lo cual ha entusiasmado a los biólogos para asociar sus genes con los hongos que constituyen su principal alimento en una simbiosis extraña para la ciencia, pues en forma proporcional, algunas esporas se convierten en mirlos arañas y otras en los hongos que los alimentan.

Cuando circunstancialmente el ojo humano descubre un mirlo araña, suele confundírsele con cualquier otra especie de arácnido, porque en realidad lo que le distingue es su inaudible canto peculiar, que entona justo antes del alba. Con  esto, la vida del mirlo araña seguirá siendo una incógnita.

Salvador Aburto