Archive for the ‘Rosa María Elizondo’ Category

Lectura de Rossy Elizondo en el Sanmillano 2011

June 25, 2011

Rossy Elizondo

En el único lugar seguro

June 24, 2011

cuando éramos nuevos muertos del cementerio/ enterrados míticos mágicos lobos lívidos de noches altas de vacío en el ombligo/ en la tercera dimensión caídos  furiosos   vulnerables al sueño en llamas/  de noche te espero aquí / por ninguna entrada benevolente entra por mi vida/ ven mi amor escaba en la zona rugosa de la tierra para llenar de tinta la realidad que las cartas de amor se tragan  agusanan les crecen pájaros  ven mi amor/ remueve las larvas antes que devoren mi cuerpo/   brinca esta cerca invisible de esqueletos/ sobre los charcos de luciérnagas pisa ya/  ven como cisne negro/ tócame aquí por favor ven a la urgencia que flota/ escarba y escarba en el pozo dentro de mi cráneo/ remueve los suspiros con el fin abismal de robar los desdoblados sueños/ tócame aquí /rasguña / canta /corta el césped de mi corazón/  háblame por los nombres de los santos/ pareciera ser que  el pretexto psicológico de morir esta noches es huir de mi de ti/ derribarme de aromas para resbalar directo al infierno /ya estoy eternidad oscura hoja quemándome envenenada  con los dientes hechos polvo/ de mandamientos/ ahora ya puedo llover yo ver que desnudos los salmones  nadan/  que estáticos los árboles corren/ que las cataratas bajan del cielo/ la muerte es pacifica (dice Jesús) uno aquí no intenta jamás mudarse de casa  se olvida de comprar hilo dental de practicar yoga/ no me digas los policías zetas secuestran y matan a mi familia para ser feliz y pudrirme/ de pronto acude ya abre este ataúd de caja de música / quiero frenética volver nunca mas/ más/ intento atrapar tú rostro como espuma en el equipaje para el viaje de regreso/ escarba ya amor escarba en el único lugar seguro del hombre de lado a lado de cara a cara dentro del cementerio

Rossy Elizondo

Un poema escrito sobre una servilleta en el Café Brasil

June 24, 2011

Para Eduardo Nuñez Becuar

 Frente al Palacio Municipal encima del  regordete caballo de Fernando Botero observamos las protesta de gays   transexuales y lesbianas/ con pancartas siguen tarareando  música norteña de San Luisito/ en Constitución el cerro de la Silla es una diva luce con una nube blanca de forma de sombrero/ flotan  las ollas cafeteras de los camiones urbanos cubiertos de graffiti/ el cielo abre sus puertas y deja caer palomas mensajeras/  en la calle Juárez hoy no moriré nuevamente de amor y como loca sin dudar arriba del regordete caballo de Fernando Botero entramos al Café Brasil/ leían sus poemas Armando Alanís/ Lorena Sanmillan/ María Belmonte/ Arnulfo Vigil/ dices es complicado el amor terrible el cuento que no cuento por el miedo al fin del mundo del 2012/ te preocupa el sándwich seco que le crece moho dentro de tu portafolio/ los exageradamente blancos dientes de las sonrisas glamurosas de las personas que les aplauden a los poetas/ mientras mandas un mensaje desde tù BlackBerry recoses y remasticas la pasarela de la poesía  (dijiste) afuera la ciudad se asfixia de paz entre el tráfico pesado y las balaceras/ eres una estampa de San Antonio volteado al  revés/ es pérdida de tiempo tus enfermos escritos si diariamente policías con linterna en mano persiguen a la luna para luego asaltarla/ si hay hombres suicidas que divierten tanto a los vivos tratando de desenterrarlos/ es de montañas de calaveras el vecindario/ de bilis la bolsa del estómago/ enciendes otro cigarro Delicado y me besas a la frente/ basta de liderar cartas de  la A a la Z si gimen braman se tensan  al cribarlas como azúcar   (dices)  llego la hora renuncia a tus amigos de faceboock/  sin encontrar la llave de la respuesta tomamos otra cerveza en el Café Brasil mientras yo escribía un poema de amor sobre una servilleta.

Rossy Elizondo