Archive for the ‘René Rojas Santana’ Category

Lectura de René Rojas Santana en el Sanmillano 2011

June 25, 2011

René Rojas Santana

Advertisements

Buen sabor de boca

June 24, 2011

Ayer comí en casa de mis papás. No lo hago muy seguido, les saco la vuelta. Gracias, ya comí, -digo, o- me están esperando en la casa.
Pero ayer si me quedé a comer.

Mi mamá sirvió un caldo de pollo que olía muy bien. –Ah, se me olvidó el limón –dice- ahorita te lo traigo.
Me trae un limón entero y dice –ah, se me olvidó partirlo, ahorita te traigo un cuchillo.
Mi papá se levanta por las tortillas, quizás cansado de que mi mamá le diga que todo lo quiere en la mano.

Estar con mis papás no es entrar al túnel del tiempo, es resbalar por un pozo del tiempo, pasar por la época en que era un niño chillón, allá por los sesentas, setentas del Siglo XX y caer en los años en que mi mamá correteaba por las calles de su natal Cadereyta, acompañada de sus hermanos, hermanas, medios hermanos, medias hermanas y demás parentela.

Qué raro, hoy no contó el chiste del perico, ni el chiste del rancherito que llega a la ciudad y en la puerta de un restaurant ve un letrero que dice: “Abierto. Pase usted”. Y entra al restaurant con las piernas abiertas. ¿Estará perdiendo la memoria?

Mi papá, mientras se termina su caldo de pollo, nos remonta a los tiempos en que los agentes de tránsito de Monterrey no eran corruptos ni mordelones. Eran muy amables, paraban el tráfico cuando se necesitaba, no infraccionaban, todos unos servidores públicos. Pero a final de año traían unos talonarios de boletos para la rifa de un carro, todos les comprábamos boletos y nunca se sabía quién se sacaba el carro. –Cuenta mi papá.

¡Qué tiempos aquellos!

Salgo de casa de mis papás con un buen sabor de boca.

René Rojas Santana

Broncos

June 24, 2011

Anoche Magda y yo fuimos a La Fe Music Hall a un baile.

Llegamos a las diez de la noche, estaban presentando al grupo Trotamundos, traían sacos blancos y tocaban cumbias y rancheras pero las empezaban como rock. Después vino Paco Barrón y sus Norteños Clan y recordaron viejos éxitos como  “El popurrí de Mickey”. Magda estaba cansada porque no hay donde sentarse, salimos al patio y nos sentamos en una banca, se sentía frío, comenzaron a tocar Los Humildes y nos metimos. El vocalista se veía molesto porque le estaba fallando la guitarra.

Después de la participación de Los Humildes y de preparar el escenario, llegó el momento esperado por todos: la presentación de El Gigante de América, antes Bronco, el gritadero no se hizo esperar cuando salieron Javier, Choche, Ramiro y el más aclamado, Lupe. Sus éxitos fueron desfilando uno a uno: Que no quede huella, Se murió mi amigo Bronco, Dos mujeres y un camino y otras. Todos cantábamos, desde la muchacha chaparrita con rasgos indígenas hasta la señora de la sección V.I.P. Volteaba y veía los rostros emocionados de las mujeres jovencitas y otras no tanto.

El baile siguió. Nosotros nos salimos como a las dos y media de la mañana, cuando Lupe cantaba con mariachi.

René Rojas Santana