Archive for the ‘Minicuento’ Category

Histerias de amor

June 24, 2011

Él de pie en una esquina. Ella lo vio. Solamente a él. Viró el volante del coche hacia la derecha y la sacudió el estruendoso ruido del claxon. Los carros venían de frente. Sus carcajadas volvieron a embelesarla. Se cubre la boca, apenada, mientras marchan juntos… juntos en la plenitud del día.

Ileana Cepeda

Advertisements

Por lo sano

June 24, 2011

“Ya que he observado que mi esposa comenzó a coquetear con el compadre, he decidido cortar por lo sano”.

Nota del homicida descubierta sobre el cadáver de una mujer descuartizada…

… cuyo único error fue el de tener como marido a un homosexual.

 José Julio Llanas

Caso difícil

June 24, 2011

Siguen las investigaciones para descubrir si fue el pobre muchacho el que se ahorcó, o su madre quien lo asfixió con el cordón umblical.

José Julio Llanas

Nota póstuma de un escritor suicida

June 24, 2011

“Porque jamás pude escribir un pinche microcuento”.

José Julio Llanas

Acto de fe

June 24, 2011

¿Alguna vez deseaste matar a alguien? Yo sí. Son instantes, pequeñas alteraciones de estados de ánimo. Un cerrón en el tráfico, alguien que escucha corridos. El psicólogo dijo que es mi neurosis, que no tengo empatía, que no sé escuchar. ¿Tú qué crees? Qué va, tú no puedes entenderme, tu vida ya está resuelta. Viniste al mundo con un dios que provee en las buenas y en las malas. Adoptaste la única máxima digna de apreciarse: la ignorancia es felicidad. ¿Qué dices?, no puedo escucharte. ¿Está muy apretado el nudo? Perdón, no entiendo lo que dices; la sangre ahoga tu voz. ¿Dios te manda escribir fe con acento?

Marcelo de la Rosa

Salí a encontrarme con una bala

June 24, 2011

Abrí la puerta, di pasos seguros y reconocí lugares que había olvidado. Me sentí impulsado a seguir. Todo era silencio y novedad. Por un momento ignoré las razones del encierro. Desoí consejo: la maldad está afuera, quédate adentro, sigue las reglas y no hagas nada. Cuando la bala atravesó mí nuca y partió mi cuello pude ver el cielo sangrante del atardecer. Sí. Era más seguro estar dentro,  por ver ese cielo, volvería a morir si pudiera.

 Marcelo de la Rosa

La dulce venganza

June 24, 2011

Esa noche el infiel procuró no beber de su copa de vino, sin embargo nada le supo amargo. Al final, le agradeció besando sus labios. ¡Ingenuo! Ahí en el postre, ella puso el veneno.

Sol Casdiz

Lunares

June 24, 2011

Tengo el excitante fetiche de contar hasta el último lunar del cuerpo de mi amante, lo malo es que cuando termino me doy cuenta que el bastardo ya se ha dormido.

Sol Casdiz

La importancia de saber contar

June 24, 2011

Tres giros dio el trapecista en las alturas y al extender los brazos supo que algo faltaba. Alcanzó a ver un pegote amarillo en la barra del columpio: “Me sentí indispuesta. Espero no te molestes, honey”, rezaba la nota. Fijó la vista en el suelo y vio venir la suerte. El público se desgarró en un gritó. Luego, un silencio sobrecogedor. En lo alto quedaron los columpios: cadencia y exactitud meciéndose durante largo rato.

Víctor Olguín

Primeras lecciones

June 24, 2011

El niño Jesús mostraba una sonrisa inocente, mientras veía el paisaje nublado. Dios, mientras tanto, se llevó sus manos a la cabeza, como señal de la desesperación, pues ya le estaba colmando la paciencia.

-Bien, hijo -atinó a decir, respirando profundamente- volvámoslo a intentar. Eso no fue una lluvia para el pueblo, ¡fue un devastador huracán!

Juan Felipe Sánchez