Archive for the ‘Marina Cecilia Kohon’ Category

De los picaportes fríos y la inmovilidad de la mano

June 24, 2011

una pared cede al vacío

y el párpado impávido

observa

como los ladrillos rasgan la carne

 m

-la vida bulle dentro del gesto congelado-

 m

puertas delante

puertas de picaportes fríos

la mirada repta por los marcos

 m

-el futuro  ríe detrás de los vidrios polarizados-

esa risa feroz

que me aleja de mí

¿y qué hará la mano?

 m

-la figurita ingrávida del desconcierto-

 m

si detrás

si detrás espejismos

 m

-si mis ojos de latón le esquivan al filo del mundo-

y detrás

y detrás quién sabe.

Marina Cecilia Kohon

Advertisements

De los cofres de seda y las memorias de agua

June 24, 2011

En su cuarto, ella abre un estuche de seda,  guarda la lava y los vestigios del derrumbe. Se entrega mansa a la arista de la mañana, se deja caer  por ella, como siempre, como todas las mañanas cuando la vida la empuja y la pone de bruces frente a la luz incontenible. Suena un equilibrio lejano, que desconoce, una  voz  intangible para su conciencia. Alguna vez supo escucharla.  Mansa, mansa, dobla las filosas escamas del gesto de su hombre….  Y un día sucede al otro, todos abocados a la paciencia, al doblez impecable,  al apresto del escombro.  Todos bañados por acuarelas tenues, obsedidos en lagunas condensadas. Y así la luz sucede a la luz, y las manos   se deslizan por la seda descreyendo de los años. Dobla… acomoda…   pide, ruega la holgura de una memoria de agua que  borre  las mutilaciones. En un rincón de esa pieza hay un estuche que estalla.

Marina Cecilia Kohon

De las caídas y los ojos electrificados

June 24, 2011

hoy

el ojo electrificado

capta la verdad que dormía encriptada

mmmmmmmmmmmm entre algodones negros

m

-caída por acumulación le dicen-

m

repara en el óxido del rictus

en el filamento metálico que cose a la palabra

m

en los filos de titanio que asoman detrás del movimiento

m

-un aquelarre celebrando el sacrificio-

m

y no hay red que mitigue la caída

la mujer  se escurre

se escurre

por  el  alvéolo perforado que bombea  una  última  gota

m

ella es sólo  una mancha roja

sobre bocas de arena.

Marina Cecilia Kohon