Archive for the ‘Kareen Velázquez’ Category

Lectura de Kareen Velázquez en el Sanmillano 2011

June 25, 2011

Kareen Velázquez 

A continuación, los tiempos más difíciles; así que:

June 23, 2011

Ame de verdad: No se conforme con solamente sentir un profundo cariño por esa mujer, más bien idolatre su cuerpo y póngase en completa disposición, en estos tiempo uno no sabe en qué momento pueda desaparecer, así que no es nada agradable no entregarse por completo.

Visite lugares sencillos: No quiera entrar a restaurants caros y cines que lo único que hacen es venderle una bolsa de palomitas por cien pesos, opte por salir a la calle en busca del amor de su vida, con sólo un par de monedas en la bolsa, la pobreza amorosa se disfruta más y al fin de cuentas viene siendo lo más rico de todo.

No le pida comenzar una dieta rigurosa: No la someta a comer manzanas, tomar  litros de agua, correr todas las mañanas y desaparecer sus platillos favoritos del menú, más bien dele toda la libertad, recuérdele lo hermosa que es y seguirá siendo, si presta atención, esos kilos de más solo le dan más personalidad.

No mencione la palabra calma: Déjela explotar de rabia, que reviente frente a usted, que arañe y patalee todo lo que le sea posible, conviértase en un objeto más, y no la frene cuando se esté desquitando con usted, lo único que puede pasar es que le saque algunas muestras de sangre de la manera más rudimentaria. Pero espere, que lo mejor viene después, ya que se le antojara ir a la cama, y usted recibirá una dosis de exquisito placer.

No termine en segundos: Más bien saboree su cuerpo, tómelo entre las manos, voltéelo acarícielo, dele la vuelta, llénelo de su sabor, asesine sus ganas una y otra vez, cuando la destroce por completo, vierta sus órganos en tinta, y póngalos a secar.

Y por último: Un par de meses/años/vida entera no son suficientes, llévela al hartazgo, que sea consciente quién es esa persona a la que sin casarse tendrá que soportar, desanímela, sature su agenda completa, vigílela todo el tiempo, llámele continuamente hasta que ya no pueda más, sin olvidar lo más importante. Escríbale todos los días, y manténgala a la expectativa leyendo justo como lo está haciendo ahora.

Kareen Velázquez

Tardes de teatro infantil

June 23, 2011

Pero qué culpa tenemos, en qué momento se nos reprimió tanto que tuvimos que huir a un lugar cercano a escondernos de todo este pasado que nos asecha y se manifiesta como cuchillos filosos por todas partes, saliendo de los lugares menos esperados. Son enemigos, atacan, muerden, lastiman sin siquiera avisar… MALDITOS.

Un largo pasillo negro…

Pelotas, carritos, bicicletas, me encuentro ahí, con mi suéter de las tortugas ninja secándome las lágrimas, escondiendo las muñecas, aventando los carritos; estoy muy pequeña pero junto algunas cajas de cartón para llegar a los libros de Julio Verne, lucen hermosos… Los alcanzo y casi me rompo la cabeza del golpe, pero todo vale la pena, abro aquellos libros, los devoro al momento y así puedo imaginarme mundos distintos, situaciones extraordinarias, que ninguno de mis compañeros de escuela puede imaginar. Ni siquiera les pasaría por la cabeza esto que estoy leyendo, y nadie me escucha, intento recitar algunos párrafos… Son tan hermosos, alguien debe de enterarse.

Nadie.

Pasan los días, está muy nublado y llueve, por la ventana veo a mis padres, se están lastimando nuevamente, corro a esconderme tras los libros, abro a Daniel Defoe y Robinson logra calmarme, cada vez los gritos comienzan a alejarse, pero mi piel se abre y hay muchas heridas que ahora que lo veo nunca sanaron, son pequeños gusanos.

Me aprendo los rasgos de la habitación, me encuentro en medio del pasillo. Aquí hay otro tipo de cosas, papeles y carpetas extrañas, pero nada me llama más la atención que los libros y mis dudas, aquí esta Sigmund Freud y habla del libido, pasan los días y termino las obras completas sin haber probado bocado, sólo devorando libros.

Siento que es momento de salir corriendo, que tengo mis propias ideas y mis pensamientos, casi lo logro. La puerta fue muy generosa al dejarse abrir pero al filo de la puerta, alguien me sujeta no con fuerza, sólo con tonos. Tonos malditos, que hacen que me paralicen.

Ultimo día.

Todo está planeado para irme, algo hay dentro de mí, que me dice que no debes de estar muy lejos, los libros me lo dijeron, y correré lo más que pueda para legar a ti, no importa cómo o que tenga qué hacer para encontrarte …

Alguien me habló de ti.

Kareen Velázquez