Archive for the ‘Juan Manuel Zermeño Posadas’ Category

Lectura de Juan Manuel Zermeño en el Sanmillano 2011

June 25, 2011

Juan Manuel Zermeño

I

June 24, 2011

No habrá máxima confusión –

mmmni mínima ilusión, no cabe en el corazón.

sucumbo así tu cuello, el cuello de nuestro deseo,

lo

besó.

Venció el querer, de mi poder. Corrompió el anochecer:

el plan que tenía que emprender.

Cuando tu vestido comenzara ammmmmmmmmmmm Desaparecer,

no conocí garganta más dulce,mmmmmni manos más suaves,

cuando el ex-amantemmmmmmmmmmmmmaparece.

Blanca, que blanca la quiero ver, blanca la quiero comer, mis dientes sólo

muerden ya tu piel.

Hablemos de algo más, corramos sin gritar, acostados

mmmmmmmmmmmmmmmmmmmmmmmmen algún lugar.

Juan Manuel Zermeño

II

June 24, 2011

Es el beso que apantallla,mmmmm mala idea que profana mi entrepierna ardiente.

Solo, a solas, pero no en lo oscuro   -público atento-   tus lunares se forman

para la batalla,

Desfila un poema cantado sobre la muralla,  que limita a mi lengua

la entrada,mmmmmmmmmmmmmmmmmmmmm sigue la batalla.

Juego sin desenlace.   Parece que está rico el estado de trance.  Beso a la vena

yugular.

siempre te gano,

siempre mi pierdes

siempre estamos.

solos, con ella.

Sin ella juntos.

Aqui está, su cara voy a tocarmmmmmmmmm( mi deseo la va  torturar )

me va a abrazar.

Juan Manuel Zermeño

 

III

June 24, 2011

Rozando (sin tocar) los labios verdes al hablar con naturalidad,

mmrojos se vuelven

los ojos también, cuando el amor les entra sin querer.mmmmm Dos cuerpos están

dispuestos a saludar,mmmmmpalpar

la odisea,mmmmcorrespondiendo boca-boca,   cabalgando piernas cerradas, las sábanas

sin seda,

bajando.

bajando.

bajando.

lento morí. Si esa mano vuelve a buscar va a encontrar,                   es pecado mi talento inmoral.

Ya termina mi labor. Comienzas tu razón. No pienses, mi fría sensación no tiene compasión. Ni de tus ojos, que eran rojos.

Rojo vivo (si lo vez)  se encuentra mi pudor.             acércate, te muerdo y te suelto.         Toma dos pastillas de precaución.

Juan Manuel Zermeño