Archive for the ‘Hortencia Delgado’ Category

Lectura de Hortencia Delgado en el Sanmillano 2011

June 25, 2011

Hortencia Delgado

Miedo

June 24, 2011

Follando con el miedo
me acechas,
me acobardas,
me persigues,
haces que mis ojos te vean,
y algunas veces no puedo
distinguirte.
¡Ah!, cómo siento tu presencia
mirándome fijamente,

mientras toco mi cabeza

y un frío de muerte
recorre mi espalda;
mis muslos se tensan
y ¡ya! me tienes dominada;
mis rodillas se juntan,
mis pies atados

con esos listones que tú,
oh, miedo, les pusiste.
Mil mariposas revolotean
en mi estómago

como si estuvieran bajo la lluvia.

Estoy desesperada,
doy tumbos
con imágenes de risa sarcástica,
tratando de evitar que azotes
mi cabeza contra la pared.
En este punto mi boca se seca,
La respiración se entrecorta
y sudamos copiosamente.

Hortencia Delgado

Los amantes

June 24, 2011

Andan por la ciudad,
pero nadie los mira;
se tocan, se besan
y nadie entiende.

Nadie tiene ojos,
nadie los mira;
se aman, se tienen,
y todos se confunden

porque hay algo en la nada
que se siente, se palpa;
más se aman, más se unen
y nadie entiende.

Hortencia Delgado

Los tortugas pueden volar

June 24, 2011

Domingo, lunes, martes.
Me quedé sin aliento, sin palabras, sin letras.
Miércoles, jueves, viernes, sábado, enero, febrero, no sé…
sufro, lloro, grito, me desangro, tomo alcohol,
lastimo mis manos, pongo sal en mis heridas,
muerdo mis labios, estrujo mis pezones,
los aplasto contra una puerta, lacero mis muslos,
bailo y me quemo en mi propia hoguera,
camino sobre el fuego de este amor ardiente
que  hace llagas en mis pies,
me lleno de las cenizas de mis propias cenizas.

Al final me alzaré airosa,
digna, estática, querida, ¡valorada!
Soy mujer, soy fuerte.

Hortencia Delgado

Tu tierra

June 24, 2011

Por muchos meses
he andado sobre tu tierra,
me gusta;
amo sentir en mis pies
cómo tu polvo penetra
por en medio de mis dedos;
los hombres me miran raro,
las mujeres con envidia,
porque me atreví a cruzar
por tus caminos difíciles;
y es que no saben que el centro
de tu tierra está formado
de ceniza húmeda y suave,
tibia y blanca que proviene
del volcán que hay en tu alma.

Hortencia Delgado

Un viernes más

June 24, 2011

Como cada viernes,
me buscó tu mirada;
insistentemente veías
hacia la puerta;
pensabas que en cualquier
momento aparecería
con mi paso lento, vientre abultado,
mi color extraño y mi sonrisa
iluminada por tu mirada,
pero no, ¿cómo moverme
con estos lazos azules que ataste
a mis pies?
Aún con mi voluntad terca y férrea
de ir a tu encuentro,
tengo miedo de desatarlos
para encontrarme contigo.
Amanda no debe ir a donde está Manuel.
Espera que la gota de rocío
no deje de caer
y que su dulce capricho de decir
que es autista para el amor, termine.
Manuel por su parte seguirá añorando
los breves momentos en que Amanda corría
desde donde estaba para encontrarse
tan sólo un instante con él.

Hortencia Delgado

Sí, amo… tu espalda

June 24, 2011

Tengo una fijación exagerada por tus manos,  tus ojos,  tu mentón, tus labios, pero más… por tu espalda. Será que cuando llegas a mis sueños en un gesto pudoroso te desvistes así… dándome la espalda… y  me  basta con ver que empiezas a quitarte  la camisa para empezar a delinearla, de arriba hacia abajo  con mis manos  y suavemente te atraigo hacia mi torso desnudo.

Donde después de una leve resistencia caes en mis brazos … entonces  con mucha  suavidad tomas mis  manos obligándome a  acariciar tu pecho,  tu cuello, mientras puedo sentir los latidos acelerados de tu corazón… entonces  beso tu espalda… hasta sentir que  el corazón deja de intentar salirse de tu pecho. Hasta recuperar su ritmo habitual  y así poco  a poco siento como en una paz absoluta y relajada te vas quedando dormido entre mis brazos… mientras mis pies buscan acomodo en medio de tus piernas… y así permaneces,  hasta que con el nuevo día como un suspiro…te aleja de mis sueños…

Hortencia Delgado