Archive for the ‘Elia Martínez-Rodarte’ Category

Lectura de Elia Martínez-Rodarte en el Sanmillano 2011

June 25, 2011

Elia Martínez-Rodarte

Advertisements

¿Eso fue todo?

June 24, 2011

Nuestra madre naturaleza es sabia, pero malvada. Nos regaló el gozo del sexo y la diversidad para ejercer placer, pero todavía hay personas que no conocen el significado de hacer el amor con toda la mano (y  las demás partes del cuerpo implicadas) y se quedan en la ejecución de un mero acto reproductivo.

Debería de existir una escuela que desde la edad adecuada nos enseñara a ser entes sexuales funcionales, responsables y plenos.

Como funcionales me refiero a personas que ejerzan su sexualidad libremente, buscando las alternativas que mejor les acomoden a sus intereses. Si quieren una pareja que les haga besos negros, o que les tome fotos en el fornicio, o que los orine: encuentren entonces a quien les hagan lo que más les apetezca: sin perjudicar o lastimar a otros.

Cuando digo responsable, se trata de fijarse bien en dónde se acomoda la genitalia. Responsabilidad es sinónimo de utilizar el preservativo y de estar muy alerta de con quién se va a la cama.

Y a la plenitud es a dónde quería llegar, ya que es lo que hace al sexo el máximo acto de comunicación humana.

Favor de tomar las siguientes consideraciones cuando se trate de fornicio que busque cumplir todas las expectativas del placer y del cumplimiento mismo, en pos de que nadie, por favor, haga el ridículo en la cama y menos después de leer esta docto libro:

Primero: reconocer que ese objeto de fornicio es un ser humano. ¿Quién les dijo que los pechos se estrujan como naranjas?, ¿por qué se trepan con todo y ropa encima de una?, y el colmo, ¿por qué no se quitan los zapatos?

No delaten su prisa y su urgencia por tener fornicio, de eso ya se encargará su pronta eyaculación. Paciencia, ternura y aplicación revisando las zonas erógenas con gentileza es lo correcto.

Segundo: todos tenemos una enorme capacidad de almacenaje en nuestra boca. No quieras llenarlo con tu lengua en el primer beso. No invadas indiscriminadamente.

Tercero: no juegues al muertito. Hay muebles con los cuales sería más divertido tener fornicio que con algunos hombres. Existen individuos que lo único que hacen es tenderse en la cama y obligar a su pareja a que les haga el sexo oral o a que los acaricie. Muévete, se divertido y muestra que tus signos vitales están funcionando.

Cuarto: piensa en un partido de béisbol,  recita la tabla del nueve, repasa los nombres de tus maestr@s de primaria, o todo al mismo tiempo, antes de que desfogues una eyaculación.

Trata de ser caballero y permite que tu mujer tenga primero su orgasmo. Incluso hay damas que, conscientes que no tendrán orgasmos, prefieren fingir que ya terminaron. Ellas lanzan el primer gemido, gracias a Dios, porque ellos estaban a punto de tirar la compuerta.

Quinto: evita ante todo convertirse en una memoria chafa en la mente de quien sea. Afánate en lograr un sexo memorable, aunque sea de una sola acostada: odio el fornicio que finaliza sin emociones y una dice:¿ eso fue todo?

Elia Martínez-Rodarte