Archive for August, 2011

¡Hey, familia! Crónica del Sanmillano

August 5, 2011

Después de tanto caminar aprendí que hay una sola religión, el amor.

Un solo lenguaje, el del corazón.                                             

Facundo Cabral

Heeeey, familia, crónica dedicada a Lorena Sanmillán y amigos-as que la acompañan.

Es un resumen que no aspira más que a reseñar la excepcional respuesta a este evento y agradecer y reconocer el intenso trabajo de Lorena en favor de las personas dedicadas a menear la pluma.

Pues ahí tienen ustedes que recibí un E-mail, (voy, voy, es un correo electrónico) para invitarme al evento “IV Encuentro Internacional de Escritores Sanmillanos 2011”.  Esteban ¿Listo para el Sanmillano? Próximo viernes 24, 18:00 horas, Gargantúas Espacio Cultural. ¡Será un gusto escuchar tu participación! Un abrazo, ¡¡¡Cómo me negaba!!! Ya había participado en el II y III encuentros de 2009 y 2010 respectivamente. Un espacio libre para la lectura  en que celebraremos todos a la literatura, la llegada del verano y la noche de San Juan.

Tengo el malhadado hábito de llegar unos minutos después a la cita –no falla-  y hoy me propuse ser puntual y lo logré; mi reloj marcaba –¡fíjese!- las 17:45. Un pequeño grupo estaba a las puertas del Gargantúas: Eduardo Zambrano, Víctor Holguín, Ángeles Ochoa y tres o cuatro personas más. Vaya, hay un comité de recepción –me dije-, pero no era así, lo que pasó es que la puerta estaba cerrada a piedra y lodo. Vi partir rauda y veloz a Ángeles Ochoa hacia el norte y al parecer le dio la vuelta a la manzana y regresó con una bolsa que contenía ¡¡¡cerveza de lata!!! Poco a poco fueron llegando más participantes -con un pastel el Dr. Héctor González Reyes yla Dra. Catalina-.Se habían pronosticado lluvias intensas, ¿n’ombre, cuáles? Éstas nunca llegaron; hacía un calor endemoniado.

Se hicieron varias llamadas para preguntar porqué, a pesar de estar tocando a la puerta del Gargantúas –haga de cuenta que estábamos pidiendo posada- ésta seguía cerrada como si no hubiera nadie en su interior. Contestó el silencio. Alguien –después supe que era Eduardo Zambrano- estaba recargado en un automóvil del año del caldo y en eso llegan los dueños; E. Z. se retira y pácatelas, el espejo retrovisor del lado derecho cae al suelo; lo levanta y se lo entrega al copiloto y le dice “Señor, yo lo tumbé”. Saca de su cartera un billete de 200 pesos y ofrece 100. Aceptan los dueños del vejestorio vehículo. Pide que alguien se lo cambie, pero como nadie trae feria les da el billete y se retiran muuuuuy satisfechos.

¿Qué cree? de repente que va llegando la bella cumpleañera Lorena y pregunta con inocencia ¿pos qué hacen aquí afuera? Tomando cheve –dice muy tranquilo Olguín-. No lo creo –dice Lorena-. Mira las bolsas con los botes vacíos –señala Olguín- Qué bárbaros, quién empezó el desorden. Todos los índices apuntan hacia Ángeles. Repentinamente, como por arte de magia se abre la puerta. ¡¡¡¡¡¡Sí había gente adentro!!!!!!

Van a ser cinco minutos para cada participante -aclaró Lorena-, quien encargó al chacal que tomara tiempo y si alguien se excedía que hiciera sonar una pequeña campana. Al resto de asistentes les entregó unos silbatos para apoyar al mencionado chacal ¿hermano de Lorena?

Mesa Inaugural: el poeta Eduardo Zambrano -tumbador de espejos-.

Listado de las mesas del Sanmillano 2011

Mesa 1.- Héctor González Reyes, Marcelo dela Rosa, Esteban Ovalle Carreón, Víctor Olguín, Ángeles Ochoa.

Mesa 2.- Tanya Vázquez, Fernando Galaviz, María Elena Espinosa, Dracco, Juan Felipe Sánchez.

Mesa 3.- Salvador Azuara, Ignacio Jahir González, Román Castañeda, María del Rosario González, Ileana Cepeda.

Mesa 4.- Alfonso Teja-Cunningham, Manuel Zermeño, Victoria dela Torre, Eduardo Arturo Valdez, Juan Manuel Carreño.

Mesa 5.- Cordelia Rizzo, Ruth Viridiana Martínez, Hortencia Delgado, Zaira Espinosa, Salvador Aburto.

Mesa 6.- Noek Izardui, Yliana Uriegas, Claudia Aguilar, Diana Jaramillo, Sol Casdiz.

Mesa 7.- Estación Café: Adriana Flores, Jorge Gómez, Claudia Solano, Karen Velázquez, Dalia Ceniceros.

Mesa 8.- Fernando J. Elizondo, Eva Trujillo, José Luis Garza Garza, René Rojas y Aldo Mask.

Mesa 9.-  Adriana Cisneros, José Julio Llanas Garza, Salvador dela Vega, Aidé Cavazos, Pedro de Isla.

Mesa 10.- Elia Martínez-Rodarte, José Daniel Borrego, Jair García-Guerrero, Rossy Elizondo, Eduardo Núñez.

Mesa 11.- Jorge Chípuli, José Antonio Torres Reyes, Eva Trujillo, Penélope Montes, Lorena Sanmillán.

En la mesa 8 participó mi gran amigo José Luis Garza Garza, sobreviviente del evento, pues se quedó hasta el final. En la mesa 4 dio lectura a uno de sus muchos cuentos otro gran amigo, Juan Manuel Carreño Carreño, pero no pude captar bien el tema pues se la pasó intercambiando carcajadas con Lorena. En la mesa 1 Víctor Olguín dio buena cuenta de varios de sus magníficos cuentos.

Todos los participantes leyeron excelentes textos de su cosecha, como poesías, cuentos cortos, pequeñas novelas, etc. Bueno, como Lorena dijo que podíamos leer artículos de otros autores, pues yo escogí un cuento de Juan Rulfo: “EL HOMBRE”. Hay que resaltar el hecho de que muchos –mujeres y hombres- son muy jóvenes.

Oiga, me llamó mucho la atención –y creo que a todos- el tema de Alfonso Teja Cunningham: “Un reportaje como cuento”. Lo percibí como un discurso, arenga, filípica, reprensión, regaño, etc. y pues aquí les va una parte. Digo. “Había una vez un reportero que aspiraba a publicar algunas experiencias personales en el ejercicio de la libertad… Así, comenzó a escribir. Ya son varias  las ocasiones en las que percibo que las personas se sienten inquietas por mi forma de llamar las cosas por su nombre. Si, por ejemplo, escribo un artículo en donde hablo de ‘lavadores de cerebros’, me dicen que uso términos agresivos. ¿Cómo llamar a los que siguen las técnicas difundidas por Goebbels? ¿Recuerdan la tesis de que una mentira repetida suficientes veces termina por ser considerada verdad? ¿No creen ustedes que el sistema del poder abusa al máximo al repetirnos que todo está bien, que el país está avanzando y que somos un ejemplo de transparencia y democracia? Joseph Goebbels, educado en un riguroso colegio católico, era tan cínico como inteligente. Su asunción al poder y permanencia junto a Adolf Hitler -quien lo nombró Ministro de Instrucción Nacional y Propaganda en el III Reich-, es una lección histórica que necesita ser más conocida en sus detalles.

El siniestro líder nazi reconocía en Goebbels dos talentos fundamentales para lograr sus metas: inteligencia y facilidad verbal, y con ello, tuvo suficientes elementos para crear ante los ojos del pueblo alemán (y de otras partes del mundo) los mitos de la supremacía del Führer, de su potencial redentor, y así, gracias a sus habilidades escénicas y manipuladoras, llevar a las masas a rendirse ante el monolito poderoso. La herramienta para construir este imperio del oprobio fue el control total de los medios. Goebbels tuvo todo a su disposición: la prensa, los diarios, el cine, la radio y todas las formas artísticas disponibles.

Ofrezco disculpas por mi vehemencia; pero en este país, que no es Alemania, llevamos más de 30 años apretándonos el cinturón bajo un gobierno que ya cambió de partido y sigue engañándonos con las zanahorias del burro colgando de una vara, al final inalcanzable. En mi gremio, es bueno ser invitado a la comida del Día dela Libertadde Prensa. Se hacen buenas relaciones. A lo mejor hasta se puede agarrar chamba (con la falta que hace). Lástima que el día dela Libertadde Prensa ya no se celebra el 7 de junio, sino el 3 de mayo, aunque algunos preferirían conservar las viejas costumbres palaciegas del besamanos y las noblezas heredadas, por apellido o por capital. No pretendo ser irrespetuoso. El punto es ilustrar cómo seguimos incurriendo en una forma de hacer periodismo que fácilmente queda limitado, condicionado y evidentemente controlado por el contrato publicitario, por el compromiso de facción y por la negociación de espaldas a la verdadera sociedad. Esto no ayuda al crecimiento cultural de ningún pueblo.

Aún en los primeros meses de 1945, cuando el avance aliado permitía oler la derrota, el maestro de la propaganda nazi tuvo el talento para hacer creer al pueblo alemán que valía la pena entrar en una nueva y más dolorosa etapa de austeridad, por lealtad al régimen. Disculpen, pero es hora de decir las cosas por su nombre. En este país hemos traicionado el espíritu dela Constitución; pervertido, el ideal de los Insurgentes; olvidado, las lecciones de Juárez y despreciado la sangre derramada enla Revolución.Peropara muchos es mejor callar y obedecer, que pensar y decir. Si a ello sumamos la espectacularización y el sensacionalismo que la información televisada cultiva con su inexorable carga de frivolidad ¿qué  podemos esperar en lo inmediato y sobre todo en el largo plazo?

Yo soy un simple reportero, pero hablo de lo que sé y de lo que me consta. Por eso digo que los medios, median. Esa es su misión. No “sumisión”, sino SU MISIÓN. Los medios no deben “negociar”, y menos en lo oscurito. Nosotros (hablo de este gremio heterogéneo y variopinto que formamos los periodistas), nos hemos venido acostumbrando a una relación facciosa con el gobierno. Unos por un lado, y los otros por el otro; pero en todos los estilos de relación aspirando a los beneficios que se desprenden del ejercicio del poder.

Así es como la sociedad y la dignidad están perdiendo la batalla. Ni la clase política, ni el cuarto poder están realmente cerca de la sociedad civil, que, en su somnífera indolencia, apenas está despertando a la injusticia del banquete o buffet en el que le corresponde ya no el plato de lentejas, sino de migajas.  Pero, mientras el mensaje de salvación no ha llegado claro a la clase popular que tanto lo necesita, el dragón crece, insaciable. Y ni el conocimiento, ni la cultura han comenzado a ser  reencontradas, revaloradas, a nivel masivo. El país sigue en su pesadilla de Las mil y una noches; sin embargo, esa no es la cuestión. El problema deriva de la confusión que surge de aspirar a poseer la lámpara de Aladino para hacer más grande la cueva de Alí Babá.

¡Cuántos ladrones escondidos en tinajas!… ¡Cuántos pretendientes a subirse a la alfombra mágica!… ¡Y cuánta incapacidad para ver más allá de las fronteras individuales! Por eso no me sorprende tanta impunidad… Estamos rodeados por un océano de aspirantes a Goebbelitos…”

He dicho. Gracias. BÓFONOS.

Lorena Sanmillán: “La noche de san Juan derramó su encanto sobre nosotros en la inolvidable velada del viernes pasado. Con nuestra realidad por delante, cumplimos de nueva cuenta el sueño de una noche de verano. A pesar de los imponderables. A pesar de los dislates. A pesar de tener tantas cosas en contra: ¡Lo hicimos otra vez, Sanmillanos! El festival del verano cobró vida propia y se superó a sí mismo. Su convocatoria rebasó todas las expectativas. Leímos 55 autores en total y hasta hubo tiempo para que alguien repitiese turno. El chacal de la campana cumplió su función al pie de la letra. El tiempo transcurrió iridiscente sobre las letras impresas, sobre nuestra alma. Voces nuevas, letras inocentes, talento comprobado, espontáneos, tímidos, amigos, periodistas, curiosos, despistados y hasta un clon de Blue Demon acudieron al llamado del micrófono para brindarnos no sólo sus cinco minutos de fama, sino sus cinco minutos de expresión. La voz de los presentes tuvo un coro formado por chicharras y nos cobijó una atmósfera repleta de jazmines.

Bueno, ¿y quién es Lorena Sanmillán? Se preguntarán quienes navegan en otras ondas. Ahí les va: Arquitecta, narradora y promotora cultural. Escribe crónicas, cuentos, poemas, artículos de opinión y relatos. Ha sido becaria del Centro de Escritores de Nuevo León en el 2009. Sus cuentos le han merecido premios locales e internacionales. Su libro de poesías “Retales de mi vida” ha sido merecedor de un Accésit y Mención Especial del Jurado, por la revista Katharsis de Madrid, España en el 2009. Participante del “Primer Coloquio Internacional de Escrituras Sáficas” organizado porla UNAM, UAM Azcapotzalco y el Foro Voces en Tinta en noviembre de 2010. Coordina el Encuentro Internacional de Escritores Sanmillanos; fundadora de la página Libros de Nuevo León cuya misión principal es promocionar a los autores de Nuevo León. ¡¡¡¡¡¡ UUUUUFFFFF!!!!!! ¿Cómo la ven?

Apenas terminó el evento y ya estaba invitando para el V Encuentro. Esa es nada más y nada menos que ¡¡LORENA SANMILLÁN!!Pues ya ven ustedes, quise ser breve, bueno y substancioso al hacer esta reseña y me fue imposible.

Esteban Ovalle Carreón

Advertisements