Poema a las víctimas

Una extraña espora

trae el hongo más brillante que los rayos del día. Ellos

vieron a Ama-Terasu esfumarse en una nova

al tamaño gigante del palacio que habita en el sol.

m

Gran conmoción en el aire

y  los ocho hijos del imperio insular gruñen,

los montes y el valle gruñen

advertidos de una nueva violencia y muerte

en la vertical de Hiroshima

Es un hecho. La bomba le arrebata el lugar a la diosa

Y el descendiente directo firma la rendición.

 

He oído gritos. Alaridos más bien.

He escuchado atento para ver de dónde venían. Y los encontré

Eran de la página de la Historia

Porque al cerrarse el tomo

Se quedó doblada varias veces

Al estirarla yo

El libro me intentó morder.

Gabriel Fuster

Advertisements

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out /  Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Change )

w

Connecting to %s


%d bloggers like this: