Bosquejo cuatro

 Hombres necios que acusáis
a la mujer sin razón,
sin ver que sois la ocasión
de lo mismo que culpáis:

En estos momentos es cuando hablo por los de nuestra especie y trato de llegar a cada mujer triste. Hoy en día la famosa guerra de sexos… que la mujer es más inteligente que el hombre… quizás algo de cierto hay.  ¡¡¡Mujeres divinas!!!   proclama una canción, también muy cierta.

He escuchado también que se han quedado secos ya tantos cerebros… tanto filósofo, científico, psicólogo se ha vuelto loco; entregando su vida entera, tratando de entender a la mujer y se ha llegado a la conclusión de que no entendemos a las mujeres, porque nada hay en ellas que entender…  ja, ja, ja, ja, ja… supongo es un chiste, pero creo que no lo vemos porque nos complicamos tanto la existencia, pero es tan claro… como la misma agua…

Pero, ¿para qué buscar mas? ¿Para qué hablar más? Si creo que todo ya está dicho… sin embargo no podemos de ellas dejar de hablar…

Me queda un dejo de tristeza, ya la mujer nos ha superado en mucho, sin embargo en la fuerza aún no… quizás sea por eso que aún existe tanto maltrato a la mujer… a ese ser tan sublime, tan inteligente, tan lleno de detalles bellos y que derrapamos por tener uno a nuestro lado para nuestra vida completar… entonces, ¿por qué demontres permitimos rebajarla a todo lo que da? ¿Por qué las traumamos, las maltratamos… las matamos, psicológica, física y espiritualmente…?

Las dejamos en tal estado que no son capaces de ver su gran valía…

 las dañamos tanto que les causamos una ceguera casi permanente…

porque después de tanto abuso sobre ellas, no pueden ver  lo que a leguas se podría notar…

Se enciman en sí mismas, que los ojos con los que ellas nos han enseñado a ver, no logran vislumbrar lo que a raudales en su interior llevan, se les olvida que son capaces de nacer  una y otra vez, capaces de reinventarse a sí mismas.

Ahí es cuando quiero  hablar por los de mi especie… trato de llegar a cada mujer triste. La trato de animar a que vuelva a vivir su vida… que la retome y vea cuán hermosa es… Les trato hacer ver, que el hecho de que un hombre la haya maltratado no significa que todos somos iguales… hay niveles.

Así lo viví en el encuentro pasado en este mismo lugar…

como ese paso bello de la naturaleza…

que esta ahí siempre latente…

de ese maravilloso paso de capullo a la mariposa…

del encierro a la apertura…

de lo modesto a lo maravilloso…

…así surgiste…

lo hermoso de esto es que estuve ahí…

largamente contemplando

Siempre debemos recordarnos que el hombre y la mujer,  estamos hechos el uno para el otro, que somos dos seres diferentes pero que juntos debemos ser como uno solo. Que si bien de momento no pudimos en el molde encajar, existen millones de hombres para volver a probar.

He tenido inolvidables experiencias con mujeres tristes…

he visto cómo se revisten de fortalezas inexplorables,

para que nadie las pueda otra vez perturbar…

Me he topado con espinas y cardos cuando a ellas me he querido acercar.

He observado como tratan al mundo exterior con una y mil caretas queriendo engañar…

Para que no sepan del cervatillo asustado que se han convertido y que queremos atrapar.

Otras tantas lo demuestran simplemente con amargura contra la vida a rabiar.

Al primer hombre que se topan le espetan su odio y a puntapié lo quieren tratar…

Hay aún mas osadas que entre su mente lúgubre empiezan a maquinar… un plan siniestro para cuanto hombre las empiece a merodear

o  buscan víctimas nobles para hacer con ellos lo que un hombre malo daño les vino a causar.

Que difícil y no me he rajado, a este tipo de mujeres tratar, llevarles una muestra de que en un hombre virtudes pueden encontrar.

Por eso amigos, hoy los invito a la mujer con nuestras virtudes tratar.  Busquemos en nuestros adentros todo lo bueno que seguramente hay… y descubrámosle a cuanta mujer triste que los hombres son para a la mujer  apoyar. Es cierto, sí somos necios… y a la mujer de nada debemos culpar… debemos entrar al diálogo y siempre el de ambos el bienestar buscar.

Y me gusta convertirme en líquido…

porque así tu forma puedo tomar…

que me lleves a tu ritmo y a tu mismo riberear…

sigamos siendo uno, en el mismo andar,

yo tu líquido siempre, tú mi cauce donde vibrar.

Con esta ya me despido, que los cinco minutos me van a dar…

En otra ocasión les digo lo bello que he de encontrar…

La respuesta de la mujer triste convertida en un bello cantar.

Aldo Mask

Advertisements

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out /  Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Change )

w

Connecting to %s


%d bloggers like this: